Hoy hablamos con dos estudiantes de cuarto curso de Ciencias Ambientales, Ivet Estrada y Berta Roset, que actualmente colaboran con el COAMB. Así, ¡tratamos de descubrir cómo son y que preocupa a las nuevas promociones de ambientólogos y ambientólogas que saldrán en breve al mundo laboral!

  1. Para empezar, ¡presentaos! ¿Quién son Ivet y Berta?

Berta (B): Me llamo Berta, soy de Barcelona y estudio Ciencias Ambientales desde hace cuatro años en la Universitat Autònoma de Barcelona. Los meses de junio y julio hice prácticas en el COAMB, y ahora colaboro como voluntaria.

Ivet (I): Yo soy Ivet, también vivo en Barcelona y curso cuarto de Ciencias Ambientales en la UAB. Desde septiembre, y hasta febrero, he hecho prácticas en el COAMB, y también colaboro con Berta en un nuevo grupo de trabajo para estudiantes.

  1. Estáis a punto de acabar los estudios de Ciencias Ambientales, ¿como veis el futuro? ¿Tenéis algún plan por cuando seáis graduadas?

I: Cuando acabe me gustaría hacer más voluntariados, puesto que creo que abren puertas, y también me permitirían adquirir nuevos conocimientos y ver como está el mundo. Además, me seguiré formando, quizás primero con cursos del COAMB y con prácticas en otras entidades para decidir en qué ámbito quiero desarrollarme haciendo un máster. Ahora mismo, lo que más me atrae son los temas de movilidad o urbanización sostenibles. Las ciudades son focos de contaminación importantes y creo que hace falta gente con voluntad para cambiarlo.

B: Yo también quiero seguirme formando como ambientóloga, y también en el ámbito de los derechos sociales. También pienso en hacer algún voluntariado y en algún momento también un máster. Actualmente, me atraen la negociación, la planificación… creo que enfocaré hacia aquí mi carrera.

  1. ¿Cuando y porque decidisteis estudiar Ciencias Ambientales?

Berta Roset

B: ¡Dos meses antes de la selectividad descubrí que existía el grado y me encantó! Todo fue porque en mi instituto nos daban una app para poder comparar grados, universidades, etc. y así poder elegir qué queríamos estudiar. Cómo había buscado algunos estudios relacionados con las Ciencias Ambientales, un día la app me sugirió este grado. ¡Al ver toda la información me convencí! Siempre había tenido motivación por el medio ambiente, así que eran los estudios ideales para mí!

I: De pequeña quería hacer Medicina, pero la Física no me gustaba… Así que en Bachillerato en vez de Física elegí la asignatura de Ciencias de la Tierra y del Medio Ambiente. Fue la profesora de aquella asignatura la que, al ver que me gustaba tanto la materia, me habló de Ciencias Ambientales. Además, me puso en contacto con una ex-alumna de mi instituto que estaba cursando segundo del grado ya en aquel momento. Cuando ella me explicó algo más, ¡me decidí! ¡Me gustó mucho lo que me dijo!

  1. ¿Qué balance hacéis de vuestra formación universitaria?

I y B: La principal queja que podemos tener es que todavía hay muchos profesores que no son ambientólogos. Por otro lado, al tener especialistas de muchos temas diferentes tenemos un poco un sentimiento de frustración por el hecho de conocer muchas materias pero sin un enfoque genérico claro. Creemos que esto se debe al hecho de no contar con un Departamento de Ciencias Ambientales. Por otro lado, sí que nos hemos sentido muy acompañadas durante todo el grado por parte de los profesores. También agradecemos que sea un “mundo pequeño” que nos permite conocernos todas. Además, son unos estudios con muchas salidas laborales, nos abrimos a un espectro muy amplio de opciones que no nos limita. Ya para acabar, creemos que son unos estudios transversales, y este es el futuro que seguirán el resto de ámbitos, por lo que también es positivo.

  1. Si os tuvierais que quedar con una asignatura de todo el plan, ¿cuál seria?

B: Me quedaría con Conservation Biology, una asignatura que cursé durante el Erasmus en Islandia. Consistía en hacer un proyecto de conservación para una especie en peligro de extinción y tenía un enfoque muy práctico que permitía aplicar el conocimiento, ¡me gustó mucho!

I: Yo me quedaría con Zoología, que también fue una asignatura muy práctica. Aprendimos a recoger muestras y pasamos mucho tiempo al laboratorio, ¡fue muy interesante!

  1. ¿Cómo os veis de aquí a 10 años?

I: Me veo en la administración pública, es donde me gustaría trabajar, puesto que creo que es desde donde más cosas se pueden cambiar. A pesar de que sé que es un objetivo difícil, ¡quiero intentarlo!

Ivet Estrada

B: Es difícil contestar a la pregunta porque el mundo laboral cambia mucho. Pero en 10 años espero estar trabajando en asesoría, en una agencia pública por ejemplo, con una cierta estabilidad. Pero si no me tuviera que ganar la vida quizás me gustaría dedicarme a hacer voluntariados por todo el mundo…

  1. ¿Qué diríais a los compañeros y compañeras que justo empiezan el grado?

I: ¡No os deis por vencidos! Al principio no entiendes demasiado bien qué es esto de las Ciencias Ambientales, pero es un grado muy necesario y una profesión todavía más necesaria. No os desaniméis porque se pueden hacer cosas muy bonitas.

B: ¡No te desmotives! La motivación de personas como nosotros que hemos apostado por un grado como el de Ciencias Ambientales es la que puede cambiar el mundo. ¡Se nos necesita!

  1. Las dos habéis realizado un periodo de prácticas al COAMB. ¿Qué os ha aportado esta experiencia?

B: Ha sido la primera visión del mundo laboral desde un entorno bastante protegido. Me ha permitido empezar a hacer contactos y ver como funciona todo. También conocer mis límites. Pero sobre todo me ha motivado mucho el descubrir todo lo que puedo aportar y el hecho de poder aprender muchas cosas nuevas.

I: Yo pienso que me ha quitado el miedo a trabajar de ambientóloga. He podido comprobar como soy capaz de tener ideas y que estas se respeten y de hacer proyectos. Además, también me ha facilitado formación y la posibilidad de asistir a cursos, jornadas u otras actividades muy interesantes.