Renovables

El COAMB ha pedido por carta que la planificación del despliegue de las energías renovables sea “ordenada, consensuada con los agentes locales y dónde, sobre todo, se integren y se respeten los valores ambientales, territoriales, sociales y agronómicos del país”.

El Col·legi d’Ambientòlegs de Catalunya ha hecho llegar por carta a las principales instituciones competentes su preocupación por un correcto despliegue de las energías renovables en el territorio y el logro de los objetivos de transición energética.

En la carta se expresa la preocupación por “el actual modelo, basado en un visto bueno bastante genérico a cualquier proyecto únicamente condicionado a unos factores muy determinados, hace que se pongan en riesgo severo muchos vectores ambientales y consensos territoriales logrados en materia de paisaje y desarrollo rural y agrario”. La carta con las consideraciones pertinentes se ha hecho llegar a las Consejerias de Empresa i Coneixement, Agricultura, Ramaderia, Pesca i Alimentació, y la de Territori i sostenibilitat; a las Direcciones Generales de Polítiques Ambientals i Medi Natural, y de Qualitat Ambiental i Canvi Climàtic; al Observatori del Paisatge de Catalunya y al Institut Català d’Energia; y a las cuatro diputaciones.

Paralelamente, el mismo Colegio ha puesto en marcha el ‘Grupo de Trabajo del COAMB sobre el modelo de implantación de las energías renovables en Catalunya’ con el objetivo de desarrollar toda una serie de acciones enfocadas a aportar soluciones a esta problemática que va en aumento.

Finalmente el COAMB considera que hace falta una “revisión profunda del Decreto Ley 16/2019, hacer una planificación territorial de la transición energética y garantizar que el despliegue de las energías renovables asegurará un equilibrio ambiental, económico y social, de forma que podemos escoger un escenario menos perjudicial”.