Hablamos con Arnau Vadillo, ambientólogo miembro del COAMB que, entre septiembre de 2020 y agosto de 2021 ha trabajado en los Servicios Técnicos del Colegio. Nos cuenta su experiencia en el COAMB, y también su visión como ambientólogo y profesor de secundaria.

  1. Durante el último año has coordinado la Escuela de Formación del COAMB, ¿qué te ha aportado esta experiencia?

Ha sido una experiencia intensa y muy gratificante. Empecé a trabajar en septiembre de 2019, aunque ya había tenido un contacto previo con el COAMB, ya que había sido de prácticas durante un semestre del año anterior.

El trabajo me sorprendió y gustó mucho, ya que tienes que hacer muchas tareas diversas, de tal modo que no tienes la sensación de que sea un trabajo monótono y se haga pesada, al contrario. Aun así, se debe tener una capacidad de organización excelente, ya que hay muchas tareas para gestionar la vez y se puede hacer un poco intenso en algunos momentos en que hay picos de trabajo.

Me llevo muchas experiencias, personas que he conocido y muchos aprendizajes que he ido haciendo a lo largo de este año. Y en cuanto al Colegio, he tenido un gran apoyo y un equipo de trabajo que me ha hecho sentir como uno más desde el primer momento. ¡Lo agradezco mucho!

  1. Además, lo has compaginado con la enseñanza en secundaria y bachillerato. ¿Como decidiste orientar tu carrera hacia la educación?

La verdad es que ya lo tenía bastante decidido desde un primer momento. Era una opción que había tenido en mente desde secundaria, aunque no tenía claro si quería ser maestro, profesor de secundaria, de universidad, …

Supongo que terminé decidirlo cuando estuve trabajando como voluntario en el sector del ocio educativo, pero tampoco sabría decir bien cuándo o cómo. En algún momento decidí que me motivaba más enfocarlo hacia secundaria y estoy bastante contento de la decisión que tomé, pues me permitió seguir estudiando el grado de Ciencias Ambientales y es algo que me ha marcado bastante.

  1. ¿Qué asignaturas puede impartir un ambientólogo/a en los institutos?

Uy, ¡en total son unas cuantas! Si hablamos de las materias comunes y optativas generales, los ambientólogos y ambientólogas podemos dar clases de ciencias (biología, geología, física, química, ciencias del mundo contemporáneo …,) y de tecnología.

  1. ¿Qué crees que puede aportar un ambientólogo/a como profesor?

Si tuviera que escoger una cosa concreta, creo que sería un punto de vista globalizado. Sonará un poco típico, tal vez, pero es muy interesante poder relacionar conceptos que, en principio, forman parte de materias diferentes y poder trabajarlos y discutirlos desde diferentes perspectivas.

Además, tengo la sensación de que tenemos un alcance muy amplio y la posibilidad de basar nuestra labor en contextos reales y cercanos que nos ayuden a facilitar el aprendizaje de lo que se quiera trabajar.

  1. ¿Cuáles son tus planes para el futuro a nivel laboral?

Pues, si soy sincero, no lo sé. De momento no llevo ni un año trabajando como docente, pero estoy muy contento y a gusto. Me gustaría seguir trabajando en este sector más tiempo, pero no descarto la posibilidad de cambiar de trabajo, si en algún momento me apeteciera. Alguna vez se me ha pasado por la cabeza hilar un poco delgado y especializar un poco mis estudios. Aun así, la idea ha quedado aquí, no lo he desarrollado mucho más.

En conclusión, ¡no cierro puertas y ya veremos!

  1. Y, previamente, cómo decidiste estudiar Ciencias Ambientales?

La verdad es que costó algo de encontrar un grado que me apeteciera. En la ESO tenía bastante claro que quería seguir estudiando después de cuarto, y también sabía que el Bachillerato que más me motivaba era el científico. En ese momento tenía bastante de interés para la biología, aunque la anatomía, la fisiología y la biología molecular me hacían un poco atrás. Además, con las ciencias de la tierra y la química nos entendíamos, pero la física me ha llevado algún que otro dolor de cabeza, aunque me parece que tiene su qué. Así pues, estuve buscando grados que integraran parte de las asignaturas que me gustaban más, uno de los cuales era el de Ciencias Ambientales.

Aunque las asignaturas de física e ingeniería me tenían un poco asustado, ya que no voy cursarlas al Bachillerato, el grado me pareció muy interesante y lo priorizar frente a otras opciones que tenía en mente (y que ya no recuerdo).

  1. ¿En qué universidad y cuando estudiaste el grado?

Lo estudié en la Universidad Autónoma de Barcelona. En su momento (antes de elegir dónde hacerlo) había preguntado a personas que estudiaban el grado en la UB y la UAB para terminar de tomar una decisión y, tras comparar los planes de estudio y lo que me habían explicado, me acabé decidiendo por la UAB. Si no recuerdo mal, mi promoción es 2015-2019.

Fueron cuatro años muy buenos, intensos, pero geniales!

  1. ¿Qué dirías a los compañeros de profesión para que se animaran a participar en el Colegio?

 Uy, ¡depende! Si su intención es trabajar en el sector ambiental, es interesante valorar la opción de participar. El COAMB es un soporte profesional bastante clave a nivel de orientación, formativo, para buscar de trabajo, apoyo legal y administrativo, para red con profesionales, … y seguro que me dejo más cosas que no me vienen a la cabeza ahora.

Cuando mis compañeros / as me han preguntado, les cuento esto y les digo que hagan un truco a Sandra, ¡que seguro que se lo explicará mucho mejor que yo y sin compromisos!

  1. Y a los y las jóvenes que apenas empiezan los estudios de Ciencias Ambientales, ¿qué consejos les darías?

Ostras, consejo no lo se, pero les diría que aprovechen y lo disfruten mucho, ¡que el grado es muy interesante y vale la pena!