El interés y urgencia de emprender acciones para la adaptación al cambio climático de las ciudades se hizo patente el pasado viernes 31 de marzo en la Jornada “Resiliencia Urbana para la adaptación local al cambio climático” coorganizada por la Diputación de Barcelona, el Club del Pacto de Alcaldes de Cataluña, la Red de Ciudades y Pueblos hacia la sostenibilidad y el COAMB, y a la que asistieron cerca de 100 personas, especialmente técnicos del mundo local, investigadores y entidades.

Se contó con ponentes de excepción como Lorenzo Chelleri (Urban Resilience Research network – GSSI/UIC) y Dan Lewis (ONU-Habitat), que enmarcaron y analizaron críticamente el concepto de resiliencia urbana y expusieron los retos existentes a nivel global para la sostenibilidad de los sistemas urbanos.

A continuación, y enfocando a escala local, Ramon Rabella de la Diputación de Barcelona, presentó ejemplos de acción local para la adaptación e hizo énfasis en los retos de planificar e impulsar medidas más allá de los mandatos de cuatro años.

Entrando en la aplicación práctica del concepto de resiliencia, Francesc Baró (ICTA-UAB) expuso qué son las llamadas “soluciones basadas en la naturaleza” y Luís Tejero, del Ayuntamiento de Madrid, ilustró el plan del consistorio madrileño para aplicar estas soluciones en la ciudad, destacando la importancia del esfuerzo de coordinación y comunicación entre diferentes departamentos para alcanzar objetivos.

Pese a la dificultad de realizar balances económicos que permitan demostrar la necesidad de impulsar medidas valientes de adaptación al cambio climático, intentamos profundizar en la valoración económica de la adaptación con Josep Garriga, que expuso de forma muy didáctica los antecedentes y el marco general de este tipo de cálculos a nivel global y de región. Por último, contamos con el ejemplo del Plan de Acción por la Energía Sostenible (PAES) de Granollers, presentado por Virgínia Domingo, que incluye una aproximación a los costes de no actuar.

En la mesa redonda final, tres municipios (Barcelona, Mollet y Premià de Mar) expusieron acciones concretas que están poniendo en práctica, muchas de las cuales formarían parte de las soluciones basadas en la naturaleza y que contribuyen tanto a la adaptación al cambio climático del municipio como al bienestar y calidad de vida de los ciudadanos.

Consulta las presentaciones de la Jornada