El debate ‘Políticas ambientales más allá del 27S: ser o no ser’ contó ayer con la participación de representantes de las principales candidaturas a las elecciones en el Parlamento de Cataluña del 27 de septiembre: Mercè Rius de Junts pel Sí (JxSí); Jordi Sala de Unió Democràtica de Catalunya (UDC); Jordi Terrades del Partit Socialista (PSC); Santi Rodríguez del Partit Popular (PPC); Jorge Heras de Ciutadans (C’s) y Marta Ball-llosera de la CUP-Crida Cosntituent.

Todos tuvieron la oportunidad de exponer su punto de vista sobre las políticas ambientales a impulsar después de las próximas elecciones. Por parte de Junts pel Sí, la Mercè Rius habló de la necesidad de hacer un país más resiliente, y se fijó como objetivo que el 2050 el 100% de la energía en Cataluña provenga de fuentes renovables. También propuso que el transporte público sea la cuarta pata del estado del bienestar en el futuro estado catalán. El representante de Unió, Jordi Sala, propuso trabajar en una gestión real de los espacios naturales en la cual la ordenación territorial tenga una visión global.

En el caso del PSC, Jordi Terrades se comprometió a trabajar para que la gestión del agua vuelva a manos públicas, y a tratar las Leyes de Biodiversidad y Cambio Climático. Por parte del PPC, Santi Rodríguez centró su discurso en las políticas ambientales que deben generar bienestar social y beneficios económicos a las personas. El representante de Ciutadans, Jorge Heras, también expuso la necesidad de dar más peso a las renovables y consideró clave hablar de una gestión activa del territorio. Por último, la candidata de la CUP, Marta Ball-llosera, dijo que uno de los puntos más importantes a tratar a partir del 28S es la recuperación de las políticas de patrimonio natural desmanteladas los últimos años. Añadió, también, la propuesta de parar todos los proyectos de obras en infraestructuras viarias y repensar la planificación.

Al acabar el debate, el público asistente, que había llenado la sala, quiso preguntar a los candidatos sobre la posibilidad de recuperación de una Consejería de Medio ambiente. Las respuestas fueron en positivo sobre el volver a agregar las competencias en planificación y gestión de aspectos ambientales que últimamente se habían ido segregando en diferentes departamentos, a pesar de que posiblemente en una Consejería compartida (C’s no cree necesaria una Consejería de Medio ambiente, mientras la CUP puso de manifiesto que muchos estados europeos tienen Ministerio de Medio ambiente). También se reflexionó sobre la manera más idónea de desarrollar las políticas ambientales, al tratarse de un tema transversal que afecta al resto de aspectos.