El Colegio de Ambientólogos de Cataluña viene reclamando desde su nacimiento la creación de un cuerpo propio de ambientólogos en la Generalitat de Cataluña. Año tras año, se ha rehusado esta petición, que incluso se ha apoyado con varios recursos y un contencioso administrativo. Desde el COAMB consideramos que la situación se puede resolver si hay voluntad política, ya que otras titulaciones más recientes sí que cuentan con su propio cuerpo. Además, en otras administraciones (locales, estatales) sí que está reconocida la figura de este profesional.

El hecho de no tener cuerpo propio implica que los ambientólogos que trabajan en la Generalitat, a pesar de que realizan funciones técnicas específicas del ámbito ambiental, ocupan plazas del que se conoce como cuerpo general. La mayoría son interinos, y algunos tienen una antigüedad de más de 15 años. Para consolidar el puesto de trabajo como funcionarios/as, el hecho de estar en el cuerpo general comporta que en las oposiciones no se evalúen las competencias específicas de las ciencias ambientales. En este sentido, tampoco se corresponde la demanda de ambientólogos patente en las ofertas de plazas con el reconocimiento de esta especialidad. Si la situación no se revierte, podría implicar que las plazas ocupadas por ambientólogos/as que desarrollan tareas especializadas en temas ambientales sean ocupadas en un futuro por personas otros perfiles sin las capacidades ni los conocimientos adecuados. Al estar incluidas en el cuerpo general, las plazas están abiertas a cualquier titulado de grado superior que apruebe las oposiciones.

Oposiciones el 2019

La previsión es que se convoquen oposiciones al cuerpo general de la administración catalana durante el segundo semestre del próximo año. Esto quiere decir que los ambientólogos que actualmente trabajan podrían perder su plaza y, en consecuencia, la Generalitat perdería todo el potencial y la experiencia de estos profesionales. Para revertir esta situación, los representantes del Colegio se reunieron ayer 30 de octubre con la nueva secretaria de Administración y Función Pública de la Generalitat, Annabel Marcos. El objetivo del encuentro fue poner fin a este agravio a la profesión. No obstante, desde la Generalitat se defendió la opción del cuerpo general como mejor solución para los profesionales ambientales de la administración, solución contra la cual el COAMB continuará luchando por los motivos anteriormente expuestos.

Las peticiones del COAMB

En este contexto, desde el Colegio pedimos que se bloqueen las plazas ocupadas por ambientólogos de cara al próximo concurso-oposición y que se regularice la situación de los interinos de larga duración. A medio plazo también exigimos la creación del cuerpo especial de ambientólogos por resolución de aprobación del temario, por decreto y por ley, o bien que en el marco de la reforma prevista de la función pública se reconozca la figura de técnico/a especializado/da en medio ambiente.

Más de 20 años de agravio comparativo

Queremos recordar que la creación de la titulación en Ciencias Ambientales fue en 1992, primero como unos estudios propios de la Universitat Autònoma de Barcelona. Después fue reconocida como título oficial en 1995 y recibió el apoyo económico de la Generalitat de Cataluña durante los primeros 3 años. Concretamente, el antiguo Departamento de Medio ambiente subvencionó parte de la matrícula de los estudiantes, al considerar que era muy necesario impulsar este nueva profesión en Cataluña. Más de 25 años después, la propia administración impulsora continúa negando el acceso formal y específico de esta titulación a la Administración pública de la Generalitat, manteniendo a los ambientólogos/as en una inexplicable situación de agravio comparativo frente todas las otras titulaciones que sí que disponen de este acceso.

>>Nota de prensa