El Acuerdo de París, aprobado este fin de semana, tiene por objetivo mantener el aumento de la temperatura de este siglo muy por debajo de los 2ºC y reforzar la capacidad para afrontar los impactos del cambio climático.

Para conseguir estos objetivos ambiciosos e importantes, se pondrán en marcha flujos financieros apropiados para hacer posible una acción conjunta por parte de los países en desarrollo en linea con sus propios objetivos nacionales.

Además de asumir objetivos a largo plazo, los países llegarán a un pico de emisiones, lo antes posible, y seguirán presentando planes nacionales de acción climática que detallen sus objetivos futuros frente el cambio climático.

El acuerdo refuerza el apoyo a las naciones en desarrollo

El Acuerdo de París asume el objetivo global de fortalecer la adaptación al cambio climático a través del apoyo y la cooperación internacional. Los gobiernos han decidido que trabajarán para definir una hoja de ruta clara sobre la financiación climática hasta los 100.000 millones de dólares para el año 2020 así como establecer, antes del año 2025, un nuevo objetivo de financiación por encima de la base de los 100.000 millones de $.

Firma del Acuerdo de París

Después de que la COP (Conferencia de las Partes) haya adoptado el Acuerdo de París, este será depositado en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York y estará a disposición de los Estados para ser firmado durante un año a partir del 22 de abril de 2016. El acuerdo entrará en vigor cuando 55 países que representen al menos el 55% de las emisiones mundiales hayan depositado sus instrumentos de ratificación.

Más información