Se trata de un memorándum de entendimiento con California, BadenWürttemberg, Oregon, Washington, British Columbia, Ontario, Gales, Baja California, Jalisco y Acre, que engloban una población de unos 100 millones de personas y que representan la cuarta economía mundial.

Conscientes de que, hasta ahora, los esfuerzos internacionales relacionados con el cambio climático no han sido suficientes para establecer compromisos reales de reducción de emisiones de gases con efecto de invernadero, los signatarios se han mostrado partidarios de reforzar la colaboración a nivel subnacional. Los acuerdos entre regiones, de hecho, han sido históricamente los primeros a la hora de establecer unos objetivos ambiciosos de reducción y adaptación.

Estos gobiernos quieren ofrecer un modelo de cooperación internacional más amplio, que se llevará a cabo en los ámbitos de su competencia: eficiencia energética; tráfico y transporte; protección de los recursos naturales y reducción de los residuos; ciencia y tecnología; comunicación y participación pública; contaminantes climáticos efímeros; inventarios, seguimiento, informes y transparencia.

Más información