El pasado 30 de noviembre, la Comisión Europea presentó el marco normativo que regirá las políticas europeas de los próximos años para garantizar la consecución de los objetivos energéticos y climáticos fijados por el horizonte 2030 y que sustituirán las directivas que dieron lugar al posicionamiento europeo, conocido popularmente como el 20 renovables, 20 eficiencia y 20 emisiones en el horizonte del 2020.

El Clean Energy for All Europeans – unlocking Europe’s growth potencial, consta del paquete legislativo que contempla, entre otros, las nuevas directivas en materia de energías renovables, de eficiencia energética en edificios, del mercado eléctrico y las normas de gobernanza de la Unión de la Energía. Un marco legal de obligado cumplimiento para los Estados que permitirá a la Unión Europea sumarse a la ineludible transición energética hacia un nuevo modelo energético basado en energía limpia.

Las propuestas presentadas se enmarcan en tres objetivos principales: priorizar las políticas de eficiencia energética, tomar de nuevo el liderazgo perdido en los últimos años en el despliegue de las energías renovables y favorecer un papel relevante y justo para los consumidores de energía.

Más información