La Comisión Europea otorgó, el pasado mes de junio, el premio Green Leaf a Cornellà de Llobregat. Es un galardón destinado a ciudades de entre 20.000 y 100.000 habitantes que ha reconocido el compromiso de Cornellà de Llobregat en transformarse en una ciudad realmente sostenible dentro de un área metropolitana de alta densidad.

El jurado se mostró particularmente impresionado por las medidas de pacificación del tráfico y por la promoción de métodos de transporte sostenibles. La ciudad también demuestra una fuerte preocupación en la gestión del agua, incluida su conservación, la gestión de inundaciones y también las campañas de concienciación pública. Cornellà se hallaba entre las finalistas del galardón European Green Leaf (Hoja Verde Europea) 2019, junto con Gabrovo (Bulgaria), Horst aan de Maas (Países Bajos), Joensuu (Finlandia) y Mechelen (Bélgica).

El premio reconoce el esfuerzo de la administración municipal y de las entidades por construir una ciudad más habitable y sostenible, en buena parte dentro del marco del proyecto Cornellà Natura. Hace dos años, Cornellà también fue finalista de este galardón, que en aquella ocasión correspondió a Galway (Irlanda). La evaluación técnica ha tenido en cuenta aspectos como los esfuerzos en cambio climático y gestión energética, movilidad urbana sostenible, naturaleza y biodiversidad, ruido y calidad del aire, residuos y economía circular, y la gestión del agua. Todos ellos con el claro objetivo de mejorar la ciudad y, sobre todo, la calidad de vida de sus habitantes.

Greening for change, 7 i 8 de febrer

En el marco del galardón, Cornellà está organizando, junto con el Área Metropolitana de Barcelona y en colaboración con la Comisión Europea, el congreso ‘Greening for change‘. En este congreso se explicarán las experiencias de diferentes ciudades tanto Green Capital com Green Leaf.