Tanto el ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, como la directora general de la Oficina Española del Cambio Climático, Susana Magro, han coincidido recientemente al augurar un futuro próspero para las renovables en España.

Por un lado, el ministro confirmó el interés de inversores extranjeros por las energías renovables en España. Como motivos, alegó la estabilidad regulatoria después de la reforma energética de 2013 y añadió que el futuro de las energías limpias en España es prometedor.

Por otro lado, Magro afirmó en un ciclo de foros ambientales que el gobierno lo que ha hecho con las renovables es “parar y poner orden”, y especificó que se tendrá que volver a apoyar la generación de energía limpia. Añadió, también, que el retorno a este apoyo está cerca.