El Congreso Nacional de Educación Ambiental, CNEA,que el pasado mes de noviembre cerró la segunda edición, anuncia con motivo de la celebración del Día Mundial de la Educación Ambiental la constitución de una secretaría permanente del Congreso. La secretaría permitirá establecer una plataforma de trabajo intercongresos y desarrollar los compromisos que el Congreso asumió en su declaración final, un decálogo de diez puntos que dibuja la hoja de ruta que la educación ambiental debe seguir en los próximos años a la vista de las emergencias ecológicas y sociales que nos conminan, en especial la climática y la de biodiversidad.

El Congreso ha sido un laboratorio de síntesis de conocimiento de la educación ambiental en Cataluña, ha reafirmado la necesidad de tejer alianzas para avanzar en educación ambiental -objetivo ya consensuado en la primera edición del Congreso- y ha hecho énfasis en la urgencia de transitar acción individual a la transformación colectiva. En particular, la declaración afirma que la educación ambiental es una respuesta necesaria a la crisis ecosocial y que es necesario actuar a escala local a través de experiencias auténticamente transformadoras en las que la participación sea el eje de actuación. La declaración apunta a una primera visión del tipo de acción propuesta, donde la concienciación ambiental vinculada a las emociones y formulaciones educativas innovadoras, como la ciencia ciudadana y los proyectos de aprendizaje servicio forman parte del argumentario.

El COAMB se adhirió a la declaración del CNEA el pasado 26 de enero, Día Mundial de la Educación Ambiental.