Las investigaciones del European Centre for Corporate Engagement (ECCE) indican que las empresas que informan de la huella de carbono pueden ahorrar millones de dólares en costes relacionados con los intereses del crédito.

Durante años, la presión sobre las empresas para mejorar su transparencia no ha dejado de crecer. De hecho, la Directiva 2013/34/UE obligará a las empresas de más de 500 trabajadores a ser más transparentes en cuestiones sociales y ambientales a partir de 2017.

La divulgación de información no financiera es una oportunidad para comunicar los avances de la empresa en materia de sostenibilidad, posicionarse en el mercado y gestionar la reputación.

Esta investigación, basada en información de las empresas del CDP (the Carbon Disclosure Project), ha observado que las compañías que informan voluntariamente de las emisiones de gases de efecto invernadero tienen unas condiciones de préstamo más favorables, con intereses menores, que aquellas empresas que no lo hacen.

Por ello, las empresas que realizan acciones proactivas voluntarias en este ámbito pueden conseguir recompensas financieras significativas. Y además, se estarán preparando para potenciales regulaciones futuras sobre el cambio climático.

Más información

Fuente: Laboratorio ecoinnovación