El pasado 1 de enero entró en vigor una reforma fiscal que afecta las sociedades civiles particulares (SCP) obligándolas a tributar por Impuesto de sociedades. Este hecho ha provocado muchas opiniones y consideraciones en el sentido que, en muchos casos, la reforma planteará a los socios de las sociedades civiles la necesidad de liquidar la sociedad o bien transformarla en Sociedad Limitada. Según la abogada Sílvia Moncayo, no se tiene que excluir considerar otras formas jurídicas como alternativa al negocio que hasta ahora explotaba la sociedad civil. Y entre estas formas jurídicas hay que destacar la sociedad cooperativa, porque presenta características que pueden encajar perfectamente con los tipos y dimensión de negocios que se explotan a través de sociedades civiles particulares.

En este sentido, hay que destacar que la cooperativa es una sociedad de responsabilidad limitada, como la Sociedad Limitada, y tributa también por Impuesto de sociedades, pero a diferencia de la Limitada, la Cooperativa puede aplicarse los beneficios fiscales de la Ley 20/1990 de Régimen Fiscal de las Cooperativas que permite tributar al tipo del 20% sobre los resultados cooperativos y, en determinados casos, aplicar un 50% de reducción de la cuota del impuesto. Aun así, disfrutan de exenciones en determinadas operaciones societarias en el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados. Por otro lado, los socios trabajadores pueden elegir entre el régimen general de cotización a la Seguridad Social y el régimen especial de trabajadores autónomos. Respecto a las características societarias, son empresas con participación de los socios y gestión democrática, donde el componente personal es fundamental y la vertiente de responsabilidad social de la empresa es visible por las propias características de la sociedad. Todo esto la hace una opción ideal para proyectos empresariales de todo tipo y también para aquellos que hasta ahora se han vehiculado a través de sociedades civiles particulares.

Consultad el artículo completo de la abogada Sílvia Moncayo en este enlace