El Programa de Naciones Unidas para el Medio ambiente (PNUMA) publicó a finales de marzo el informe de tendencias mundiales en inversiones en energías renovables 2015. Este informe detalla que la inversión en energías renovables aumentó en un 17% en 2014, hasta lograr los 270.000 millones de dólares.

“Una vez más en 2014, las energías renovables componen casi la mitad de la capacidad de energía neta agregada en todo el mundo”, afirma Achim Steiner, subsecretario general de la ONU y director ejecutivo del PNUMA.

Según el informe, el país que más invirtió en energías renovables en 2014 fue China, con 83.000 millones de dólares, seguido de Estados Unidos, con 38.000 millones, y Japón, que invirtió casi 36.000 millones de dólares.

Una de las claves de este crecimiento en 2014 ha sido la rápida expansión de las energías renovables en los países en desarrollo, donde además de China, países como Brasil, India o Sudáfrica recibieron importantes inversiones.

“Estas tecnologías energéticas amigables con el clima son ahora un componente indispensable de la matriz energética mundial y su importancia solo aumentará a medida que los mercados maduren, los precios de la tecnología sigan cayendo y la necesidad de frenar las emisiones de carbono se haga cada vez más urgente”, añadió Steiner.