Un informe encargado por el Ayuntamiento de Barcelona concluye que cerca de 170.000 vecinos, más del 10% de los habitantes de la ciudad, son víctimas de la pobreza energética. El documento —confeccionado por el equipo universitario RMIT Europe— asegura que los afectados o no han podido pagar uno o más recibos o no pueden mantener una temperatura adecuada en su hogar.

El informe también apunta que los puntos de asesoramiento energético de la ciudad han atendido a casi 23.000 personas de más de 8.500 hogares y se han evitado 5.020 cortes de suministro. Estas son las cifras del balance del primer año de funcionamiento de los 10 puntos de asesoramiento energético (PAE) del Ayuntamiento de Barcelona, una herramienta puesta en marcha para resolver dudas sobre suministros energéticos y, con especial énfasis, para contribuir a la detección de los casos que corresponden a familias vulnerables.

Respecto al perfil de las personas a las que ha dado apoyo esta decena de puntos de atención repartidos por toda la ciudad, el 70% de afectados son mujeres, la mitad de los atendidos tienen hijos menores de edad, y los adultos del hogar no tienen empleo en un 54% de los casos. Las oficinas más activas fueron las de los distritos de Sant Martí, Ciutat Vella y Sants-Montjuïc, y tal como era de prever fue durante los meses más fríos cuando se registró un repunte en su actividad.

Toda la información en Sostenible.cat.