La Plataforma por la Calidad del Aire se presentó la semana pasada con la voluntad de impulsar acciones que acaben con la contaminación del aire que respiramos. Su manifiesto fundacional plantea un paquete de propuestas, divididas en cuatro bloques, con el fin de que se convierta en un programa de gobierno que reduzca la contaminación atmosférica.

La Plataforma denunció que la Generalitat no garantiza las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud en materia de calidad del aire. Pep Martí, médico del Centro de Análisis y Programas Sanitarios, resaltó que existen evidencias científicas contundentes que demuestran que respirar un aire contaminado afecta directamente al sistema respiratorio y cardiovascular, pero también tiene importantes efectos como neurotóxico, especialmente en niños y gente mayor. Según los datos de centros de investigación como el CREAL (Centro de Investigación en Epidemiología Ambiental), la contaminación causa 3.500 muertes prematuras anuales en el área Metropolitana de Barcelona. En este sentido, Martí destacó que “en la ciudad de Barcelona la esperanza de vida de los habitantes se ve reducida un año por la exposición a niveles elevados de contaminantes”.

En la rueda de prensa se presentaron las 24 medidas de la Plataforma, divididas en cuatro grandes bloques. El primero, sobre movilidad, busca “la reducción de la densidad de tránsito privado motorizado en el AMB” -la principal fuente de emisión de partículas y gases contaminantes-. Se destacó que por “esto hay que cambiar la actual política de infraestructura que apoya básicamente al automóvil”. El segundo eje de propuestas, trata la gestión sostenible de muelle y aeropuertos e incluye puntos dirigidos a penalizar las naves y aviones altamente contaminantes y a impulsar la electrificación del puerto. El tercer bloque trata de la industria y las obras públicas con la intención de regular las actividades industriales que no cumplan las normativas ambientales y pongan en riesgo la salud de la población. Por último, el cuarto apartado recalca la importancia de comunicar de forma contundente a la ciudadanía los riesgos que comporta la contaminación atmosférica. En este sentido, se mostró la necesidad de desarrollar “órganos de participación ciudadana por el seguimiento y la sensibilización sobre este tema” y una campaña de choque coordinada entre varios departamentos de la Generalitat.