La calidad del aire que respiramos en nuestras ciudades, tanto en los espacios públicos al aire libre como en el interior de los edificios y las escuelas, será cuestionada por los Observatorios Ciudadanos como parte del proyecto CITI-SENSE.

Un estudio del Centre de Recerca en Epidemiologia Ambiental (Creal) ha concluido que el desarrollo cognitivo disminuye entre los niños que van a la escuela en barrios con niveles altos de contaminación atmosférica, tras evaluar durante un año a 2.715 alumnos de escuelas de primaria en Barcelona y Sant Cugat del Vallés.

¿Conoces el entorno que te rodea? ¿Sabrías descubrir la calidad del mismo si te dijeran que es pobre? ¿Y sabrías cómo mejorarlo tanto para ti como por tu comunidad? Estas preguntas son las que el consorcio del proyecto europeo CITI-SENSE le gustaría que respondiera la población con la esperanza que las respuestas la empoderaran para un cambio positivo del entorno en la ciudad.

El objetivo del proyecto CITI-SENSE es desarrollar e implementar sensores de contaminación del aire y de la movilidad por la ciudad así como para las personas que se desplazan por ella para tener una mejor comprensión de la contaminación del aire en las ciudades participantes (Barcelona, Belgrado, Edimburgo, Haifa, Liubliana, Oslo, Ostrava, Viena y Vitoria). 29 instituciones de 14 países diferentes se han asociado para conseguir este propósito.