La Oficina Catalana del Cambio Climático ha publicado el quinto y último informe de progreso sobre los objetivos de Kyoto. Este documento presenta la situación actual en materia de emisiones de gases con efecto de invernadero en Cataluña, y una comparación con España y Europa.

En este documento se analizan las emisiones de gases con efecto invernadero en Cataluña, desde el 1990 hasta el 2012, comprendiendo las emisiones durante todo el periodo del Protocolo de Kyoto (2008-2012). El objetivo principal del documento es evaluar el estado actual de Cataluña en cuanto al logro del objetivo establecido en el marco del Protocolo de Kyoto.

Las emisiones en Cataluña en 2012 (último año disponible) fueron de 43,1 millones de toneladas de CO2 equivalente. Las emisiones en 2012 disminuyeron cerca del 4% respecto al año anterior. Es decir, fue el quinto año consecutivo de reducción de emisiones, emitiendo unos 1,65 millones de toneladas de CO2 eq menos que en 2011. El año 2012, casi un 76% de las emisiones de gases de efecto invernadero en Cataluña estaban asociadas a la quema de combustibles fósiles.

En cuanto al análisis por gases regulados por el Protocolo de Kyoto, el dióxido de carbono (CO2) fue el gas regulado con efecto invernadero más abundante en la atmósfera y el que contribuyó más al calentamiento global (un 80%, equivalente a un total de 34,3 millones de toneladas de CO2). Los siguientes gases que más contribuyeron al efecto invernadero en Cataluña, fueron el metano (CH4) en un 12%, el óxido nitroso (N2O) en un 5% y, finalmente, el conjunto de gases fluorados (HFC, PFC y SF6) en un 3%.

El volumen más elevado de gas CO2 se emitió en el sector del transporte (34%), seguido de cerca por los procesos de combustión del sector industrial —industrias manufactureras y de la construcción— (23%), por el sector energético (19%) y por las emisiones en los sectores residencial y de servicios (16%). La combustión en estos sectores representó aproximadamente el 93% de las emisiones de CO2.