La Comisión de Medio Ambiente del Parlamento Europeo se ha pronunciado a favor de la reforma del sistema europeo de comercio de emisiones. El objetivo es reducir las emisiones de gases con efecto de invernadero y combatir el cambio climático.

Los eurodiputados aprobaron una propuesta legislativa en la que plantearon crear un sistema que automáticamente sacaría una proporción de permisos del sistema europeo de comercio de emisiones del mercado y la metería en una reserva si el exceso superara un cierto techo, la conocida como Reserva de Estabilidad del Mercado.

En un voto separado, abogaron por introducir este mecanismo que refuerza el sistema europeo de comercio de emisiones antes de lo previsto, el 31 de diciembre de 2018, en lugar de 2021 como había propuesto originariamente la Comisión Europea.

El sistema de comercio de emisiones es un instrumento para reducir las emisiones industriales de gases con efecto invernadero. Este sistema establece que las plantas de generación de energía, las aerolíneas, y otras empresas puedan comprar o vender licencias de emisión o permisos para contaminar. Para que la medida funcione, la compra-venta se debería realizar a un precio que las anime a buscar alternativas para ahorrar energía y reducir sus emisiones.